Lo podemos hacer usando el comando shred, este comando re-escribe el contenido de un archivo, para después eliminarlo y no pueda ser detectado por las herramientas de ingeniería forense.

Sobre un archivo se puede usar así:

shred -n 9 prueba.lst

Sobre el disco se puede usar así:

shred -vfz -n 9 /dev/sda

Los parámetros son los siguientes:

-f, –force cambia los permisos a escritura si es necesario

-n, –iterations=Reescribe N veces el archivo, por defecto es 3

-v, –verbose muestra el progreso

-z, –zero agrega ceros al final para ocultar que se ejecuto este comando (shredding)

Anuncios